Buscar este blog

martes, 10 de diciembre de 2013

Encuentro de cubanos y checos, mi regalo de navidad.

El pasado viernes 6 de diciembre se materializó un sueño acumulado durante todo un año, pero que en la práctica superó todas las expectativas. Resulta que mi esposa y yo nos hemos propuesto dar a conocer un poco de Cuba en estas regiones remotas de los bosques checos donde vivimos. Ya habíamos tenido una experiencia previa en un pre universitario y resultó bastante interesante, pero esta vez nos atrevimos a pedir ayuda logística a la embajada cubana en Praga, pensando en que quizás nos pudiesen enviar algunos documentos sobre Cuba en idioma checo que nos sirvieran de apoyo para la actividad. La respuesta fue rápida y efectiva: en la mañana del viernes 6, bajo la primera tormenta invernal de la temporada, desembarcaba en la pequeña ciudad de Domažlice, una pequeña delegación de la misión diplomática cubana, encabezada por el mismo embajador Fermín Gabriel Quiñones Sánchez cargados de afiches, mapas, y demás materiales cubanos para que los adolescentes de esa pequeña urbe checa conocieran de primera mano un poco de la vida, historia y naturaleza de nuestra isla.
El embajador cubano realiza una comparación entre el clima tropical cubano y el checo.

Tuvimos dos sesiones con los estudiantes en las cuales dimos un rápido recuento de nuestra geografía, flora, fauna, cultura y tradiciones. El tiempo era reducido y no podíamos entrar en muchos detalles, pero estoy seguro que un poco de calor tropical llegó a esos muchachos durante esa mañana. Tuve el honor de abrir cada uno de los conversatorios, apoyado por mi esposa quien además, comentó su experiencia de jóven checa viviendo entre los camellos de La Habana, haciendo cola para el pan , compartiendo con lechón asado, congris y yuca, y soportando los campeonatos de dominó del barrio. El remate de cada sesión corrió a cargo del embajador quien es ser un excelente orador, y despojado de cualquier lenguaje propio de una persona de su rango, supo transmitir una visión de Cuba de fácil comprensión para el joven público.
Si tenemos que agradecer la colaboración de la escuela, la ciudad y a la embajada (y consulado), también tengo que incluir especiales agradecimientos a un viejo conocido, Juan Carlos Ocaña, a quien considero el mejor fotógrafo de nuestra flora y fauna, que nos facilitó un montón de sus magníficas imágenes para la exposición. Por supuesto, y a la persona sin la cual hubiese sido imposible materializar la actividad: la profesora quien organizó y tuvo en cuenta cada detalle, mi amada esposa!!

Jóvenes checos ubican a Cuba en un mapa mundi

Los estudiantes sabían ubicar nuestra pequeña isla en el mapa, nos dieron la bienvenida e incluso, otras frases en español lo que me demostró habían asistido no solo como actividad escolar, sino que estaban interesados en conocer de nuestro país. Lamentablemente no alcanzó el tiempo a todas las preguntas que quisieron hacer, pero saltaron algunas como: y ustedes no tienen nieve? con que dinero se paga en Cuba? tienen petróleo? y otras. La más interesante vino de un pequeño que luego de concluida la actividad se nos acercó y le preguntó directamente al amigo Fermín: cómo es la vida de un embajador? 

La escuela nunca había recibido una visita de ese rango, por lo que el claustro de profesores se empeñó en dar lo mejor de si y con nervios de punta discutían como se debería proceder según las reglas de 'la etiqueta' para tan ilustre invitado. Quizás ese fue uno de los primeros mitos refutado, y es que la 'flamante delegación diplomática' quizás sin proponérselo dio una clase magistral de como somos los cubanos a pesar de títulos y rangos oficiales. Para los profesores y estudiantes fue una gran sorpresa ver que 'pan velvyslanec' ('el señor embajador' en checo) compartía de tú a tú, se sentaba entre el grupo, se reían a carcajadas y prefirieron caminar bajo la nevada por la ciudad para conocerla mejor, en vez de moverse en el confort de un carro.

La jornada incluyó también un recibimiento oficial del alcalde de la ciudad, un almuerzo en el castillo donde nos acompañó el director de la escuela de artes quien interpretó algunas canciones típicas de la región con un 'Dudy', una especie de gaita propia de estos rincones. Luego hubo un emotivo encuentro con la Asociación de Amistad con Cuba, que tiene una sede en Domažlice y yo no lo sabía. Allí un grupo de personas, algunas de las cuales han visitado o vivido en Cuba, y otras quienes se sienten conectados a nuestro país por su historia, familia, clima o política, pero todos con un denominador común: aman a nuestro país y no paraban de hacer disímiles preguntas al diplomático cubano. Estas personas están al tanto de los cambios que se realizan en la isla, de nuestra historia, de nuestras costumbres. Fue muy emotivo conocer que en este rincón tan lejos de nuestro país hay personas, incluso que sin conocer nuestra isla, sienten tanto amor e interés por nuestra tierra.
El 'dudy', la gaita inseparable de las tradiciones de Chodsko.
No escribí antes el post, pues como todo ocurrió muy rápido el viernes, quería esperar a tener retroalimentación de la imagen causada por nuestra actividad y en especial por la visita del embajador cubano. Muchas cosas aprendí, la primera, es que no es fácil organizar una actividad de este tipo, sobre todo si el clima juega la mala pasada de amanecer nevando intensamente. Pero la segunda, inmediatamente después, fue que valió la pena el esfuerzo, he recibido quizás el mejor regalo de navidad, y fue sentir que los checos, el pueblo con quien comparto mi diario y con el cual me atan fuerte lazos de amor y familia, no solo respetaron a mi país y mi cultura, sino que se sintieron realmente atraídos por nuestra tierra de piratas, mambises, rebeldes, tocororos, mogotes y palmas. No puedo negar que tenía cierto temor a que se politizara la actividad, pero el respeto e interés mutuo prevaleció sobre cualquier diferencia política. Hablamos de todo, compartimos de Chequia y de Cuba, como 2 amigos que se cuentan sus alegrías y sus penas, su sueños y desencantos.

Una vez más doy gracias a todos los que apoyaron la actividad y pusieron el nombre de nuestros 2 países por encima de aquellos que intentan alejar y sembrar odio en los pueblos.