Buscar este blog

martes, 9 de junio de 2015

San Juan Nepomuceno

San Juan Nepomuceno, o San Juan de Nepomuk (Pomuk era el nombre original de su ciudad de origen) es uno de los santos patronos de Bohemia y surge a partir de la persona de Juan de Pomuk (Jan z Pomuku en checo). Fue un sacerdote que estudió en la Universidad de Praga y llegó a ser nombrado vicario general de Juan de Jenštejn, arzobispo de Praga.
Estatua de San Juan Nepomuceno en el Puente de Carlos de Praga
Ganó popularidad en la religión católica a partir de la leyenda de que, como confesor de la reina Juana de Bavaria, se negó a revelar los secretos al terrible rey Wenceslao IV, hijo de Carlos IV. El rey lo hizo torturar, como no consiguió sacarle información alguna, ordenó arrojarlo del Puente de Carlos al río Moldava. Por eso entre los fieles católicos a San Juan Nepomuceno se le considera patrono de los confesores, estudiantes, navegantes y contra las inundaciones. Es común encontrar referencias al santo en varios países de Europa Central (Polonia, Alemania, Chequia) y también en los que un día fueron colonia española, América Latina, Filipinas, y en el mismo Reino de España. De hecho, es el patrón de la Infantería de la Marina Española y a finales del siglo XIII la armada hispana construyó un navío de línea con su nombre que llegó a ser el buque insignia de la escuadra de La Habana.
Aunque se conoce muy poco de la vida real de Juan de Pomuk, si es cierto que fue un personaje real que jugó cierto papel en los convulsos días que vivía Praga, y Bohemia en general, durante el siglo XIV. Existía división en la iglesia católica y Juan de Pomuk apoyaba al papa de Roma, mientras que el rey Wencesalo se incliniba hacia el papa de Aviñón. Era un hombre de bastante poder económico que asistía monetariamente a otros nobles y esto incomodaba al rey que necesitaba los recursos de esto. El punto culminante llegó cuando el vicario confirmó como abad de la abadía de Kladruby a un rico sacerdote, cuyos recursos eran importante para el rey Wenceslao, por lo que fue Juan de Nepomuk fue asesinado el 20 de marzo de 1393 como era usual en Praga: arrojándolo desde una altura considerable, en su caso, desde el Puente de Carlos al río Moldava.
Lugar desde el cuál fue arrojado Juan de Nepomuk al río Moldava en el Puente de Carlos, Praga, por orden del rey Wenceslao IV
Hoy, existen numerosas estatuas al santo en muchísimos lugares del mundo. Es fácil reconocerlo con la palmera y el enorme crucifijo en sus manos y sobre todo, las 5 estrellas sobre su cabeza. En el propio Puente de Carlos dónde se le puso final a su vida, está marcado el lugar exacto desde donde fue arrojado, y a pocos metros una gran estatua suya. Ambos monumentos son el destino de miles de turistas que vienen a Praga.

miércoles, 18 de marzo de 2015

4 años de Bohemio

Voy saliendo de la ciudad de Klatovy, a la cuál le debo más de una entrada en este blog. Voy cámara en mano esperando cualquier novedad con el dedo siempre en el obturador, pero nada es nuevo, cada curva del paisaje me resulta familiar, las he visto ya tantas veces, y en todas las estaciones. Entonces me doy cuenta que tengo un pasaporte cubano, pero ya no soy un extraño en Bohemia, a esta hora, hace 4 años dabamos los últimos ajustes a las maletas en nuestro cuarto de La Habana, y cuando llegue la media noche hoy, serán 4 años exactos que no beso a mis padres, mis hermanas y mi abuela.
25 años de sueños, planes, tarecos, trópico, y en unos meses una rubia checa me trastocó el destino. Hoy hace 4 años despegué de Cuba rumbo a Chequia, pero hacia meses que este país me era familiar. Mi esposa y mi profesora Jana de la embajada en La Habana me habían dado los primeros aportes del idioma, la cultura y la cocina checa. Cuando llegué todo me era familiar, excepto el idioma, que por mucho que pensé haber estudiado, fue muy poco cuando me tocó enfrentar a los interlocutores checos.
Fue en Klatovy precisamente dónde hice todos mis documentos a mi llegada. Aquella mañana era fría, hoy tenemos un día fresco. Aquella mañana me tuvieron que traer y mi esposa tuvo que traducir cada palabra; hoy vengo sólo y nadie me traduce. Aquellas primeras visitas iba descubriendo cada rincón de la ciudad, mapa en mano y pendiente del nombre de cada calle; hoy me muevo con la soltura de los nativos.
Comencé esto blog pensando documentar mi experiencia en este bello país, pero casi siempre escribo de Cuba. Hoy quiero agradecer a esta tierra por estos geniales 4 años, por darme por esposa a una excelente amiga y mujer, por mi familia checa, por enseñarme las estaciones, la nieve, a recoger manzanas y ser parte este histórico pueblo.
"Země Česká, domov muj" 

jueves, 8 de enero de 2015

Otra respuesta a Iroel (el de la Pupila)


Una vez más Iroel Sánchez no me publica un comentario en su blog La Pupila Insomne así que para que no se pierda entre los tantos post sin moderar que deben acumularse en su blog, pues dejo mi respuesta aquí. Quizás Iroel no ha tenido tiempo de revisar todos los comentarios que le llegan a su visitado blog, así que lejos de criticarlo, le doy el beneficio de la duda en vez de aplicarle esa frase de moda en los últimos días #yotambienexijo (de la que habla la publicación dónde se (des)moderan los comentarios).




jueves, 1 de enero de 2015

... y al final, Tania ganó

Muchos, yo entre ellos, criticamos el llamado de Tania Bruguera a la Plaza de la Revolución este pasado 30 de diciembre con su performance #YoTambienExijo, muchos otros lo secundaron. No me gustó porque creo que después de las noticias del 17 de diciembre, Cuba y EUA están explorando aún sus posiciones y desde ambas orillas están midiendo cada milímetro que se avanza o retrocede, cada sílaba que se dice, aunque la mayoría tengamos muchas esperanzas, hay que tener los pies en la tierra y darse cuenta que esto es sólo el comienzo de algo que puede estar por venir. Algo que va a definir el futuro inmediato de la nación y la vida de millones de cubanos. Yo no digo que hay que quedarse de brazos cruzados, todos debemos aportar a que este proceso que recién comienza se traduzca en beneficio para las próximas generaciones de cubanos. Pero meterse en el problema no quiere decir sabotearlo, y cada paso que se de, hay que hacerlo con responsabilidad y medir sus consecuencias.