Buscar este blog

miércoles, 18 de marzo de 2015

4 años de Bohemio

Voy saliendo de la ciudad de Klatovy, a la cuál le debo más de una entrada en este blog. Voy cámara en mano esperando cualquier novedad con el dedo siempre en el obturador, pero nada es nuevo, cada curva del paisaje me resulta familiar, las he visto ya tantas veces, y en todas las estaciones. Entonces me doy cuenta que tengo un pasaporte cubano, pero ya no soy un extraño en Bohemia, a esta hora, hace 4 años dabamos los últimos ajustes a las maletas en nuestro cuarto de La Habana, y cuando llegue la media noche hoy, serán 4 años exactos que no beso a mis padres, mis hermanas y mi abuela.
25 años de sueños, planes, tarecos, trópico, y en unos meses una rubia checa me trastocó el destino. Hoy hace 4 años despegué de Cuba rumbo a Chequia, pero hacia meses que este país me era familiar. Mi esposa y mi profesora Jana de la embajada en La Habana me habían dado los primeros aportes del idioma, la cultura y la cocina checa. Cuando llegué todo me era familiar, excepto el idioma, que por mucho que pensé haber estudiado, fue muy poco cuando me tocó enfrentar a los interlocutores checos.
Fue en Klatovy precisamente dónde hice todos mis documentos a mi llegada. Aquella mañana era fría, hoy tenemos un día fresco. Aquella mañana me tuvieron que traer y mi esposa tuvo que traducir cada palabra; hoy vengo sólo y nadie me traduce. Aquellas primeras visitas iba descubriendo cada rincón de la ciudad, mapa en mano y pendiente del nombre de cada calle; hoy me muevo con la soltura de los nativos.
Comencé esto blog pensando documentar mi experiencia en este bello país, pero casi siempre escribo de Cuba. Hoy quiero agradecer a esta tierra por estos geniales 4 años, por darme por esposa a una excelente amiga y mujer, por mi familia checa, por enseñarme las estaciones, la nieve, a recoger manzanas y ser parte este histórico pueblo.
"Země Česká, domov muj"